{Web Novelas}
¡Hola!

Te gusta escribir, leer, etc sobre tus artistas o deseas mostrar una creación sin ellos y compartir con nosotras esa experiencia.
ÚNETE A WEB NOVELAS Y SI YA ESTAS CON NOSOTROS...¿QUE ESPERAS?, AYA ABAJO ESTAN LAS OPCIONES, SOLO ES CUESTION DE UN CLICK DE TU PARTE.

¡Advertencia!

NO puedes ver un tema del foro antes de un registro. Si te unes no debes olvidar que debes estar activ@.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» "Inesperado"
Vie Mar 13, 2015 11:55 am por Sofi_Belieber

» ♥ ♪♫ Somos normales..​...o eso es lo que parece ♥ ♪♫ (niall horan y tu)
Lun Feb 23, 2015 8:20 am por Sam_Payne1D5H

» Maybe it's too late
Mar Feb 03, 2015 7:13 pm por ZoeBett

» Capitulo 4
Dom Feb 01, 2015 12:03 am por ZoeBett

» PROTOCOLO.
Lun Dic 29, 2014 5:12 am por Joana Sabbagh

» New girl on the road
Lun Dic 29, 2014 5:11 am por Joana Sabbagh

» Hola, chica Nueva por aqui
Jue Dic 18, 2014 11:42 am por ZoeBett

» ¡Mucho gusto a todos/as las/os miembros del foro!
Lun Oct 06, 2014 10:16 pm por Jiyuu99

» Hola soy nueva
Vie Ago 22, 2014 10:03 pm por Shelley.

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Vie Ago 08, 2014 12:32 am.

Red-One shot

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Red-One shot

Mensaje  thisloveisours el Vie Jun 21, 2013 9:53 am

¿Acaso el amor y el odio no son lo mismo? ¿No se ama, a veces, con la misma intensidad con la que se puede odiar? ¿No son lo mismo en un punto? Para algunas personas son como dos polos opuestos, sin embargo, sabemos que si alguna vez amamos, también alguna vez podemos odiar. El amor es así de traicionero. Nunca podemos saber en lo que el amor se puede transformar, solo va cambiando a medida que el tiempo transcurre, no podemos detenerlo. Eso es, para mí, el amor.

Yo lo sabía. Desde el día que cruzo esa puerta, cuando su sonrisa ilumino todo el cuarto, mi corazón. Lo supe, en el instante en que su voz me traspaso sin que yo pudiera oponerme. Lo supe cuando me miro, y leyó en mis ojos lo que nadie nunca pudo. Lo supe cuando dije: ‘Te amo’. Solo paso, y nunca volví a ser la misma.

Ese día, cuando por primera vez nuestras manos se entrelazaron como si fueran dos piezas perdidas del mismo rompecabezas, algo en mi mente me llamo. Pero el amor es así ¿no? Uno no lo puede parar, cuando está a la mitad del camino de dejarlo todo por esa otra persona. No se puede cambiar lo que ya está hecho. Sin embargo el lo hizo.
Era una tarde muy fría de Diciembre, cuando lo vi. Mi vida estaba completa, mi mente y corazón estaban en armonía, no había nada ni nadie que pudiera cambiar lo que sentía por él. Más que el mismo. No había manera de borrar esa sonrisa que se gravaba en mis labios cada vez que escuchaba su dulce voz susurrar mi nombre. Pero ahí estaba el, con su sonrisa radiante, parado como si supiera que era la persona que me hacia bajar todas las defensas con solo sonreírme. Y eso era lo peor, lo sabía. Pero ¿Cómo podía yo, darme cuenta cuando era ya demasiado tarde? ¿No es así como pasa? ¿Cuándo crees que nada podía ser mejor, algo inesperado sucede?

Su mirada se poso en mí, y nunca supe si era de arrepentimiento o de satisfacción. No podía leer lo que esos ojos que alguna vez me habían dejado sin respiración, me querían decir. Pero él lo sabía, sí que lo sabía. Porque tenía sus brazos, alrededor de alguien más. Esos mismos brazos, que me sostuvieron a mí, aquella noche que me vio llorar por primera vez, aquellos que me acariciaban y me decían que todo estaría bien. ¿Sería yo tan ingenua como para creer en los cuentos de hadas? ¿Creer que él era mi príncipe azul? Mi mirada cayó al suelo, retrocediendo hasta llegar a una pared, deje caer mi cuerpo, cuando las lágrimas ya no podían ser contenidas por más tiempo. Debería haberlo sabido. Las señales estuvieron ahí todo este tiempo, como fuerte voces que me gritaban peligro. Pero yo fui lo suficientemente tonta, como para no escucharlas, y dejarme llevar por otra voz.

Y ahí estaba el, de vuelta. Escuche el eco de sus pasos, y como se detenían a sujetarme. Ya era tarde. Tarde para pedir perdón, para escuchar, para pretender que algo podría quedar de lo que el mismo había destruido, para creer que algún día me hubiera dicho la verdad. Un grito se ahogo en mi garganta, quería gritar hasta quedarme sin voz, pero no había manera de parar este dolor que acumulaba en mi pecho y no me dejaba respirar. Y todo se detuvo. Levante mi vista, y lo mire. Los recuerdos vinieron a mi mente como si, de alguna forma, me estuvieran diciendo: ‘Te lo dije’. Sus ojos, su sonrisa, su risa, su cuerpo al lado del mío, protegiéndome del crudo frio de esta ciudad, su mano alrededor de la mía, sosteniendo algo que sabía que no duraría. 
¿Acaso pedí demasiado? ¿No fue suficiente entregarle mi amor, sin más pretensiones? Todos los recuerdos se cubrieron de rojo, como algo brillante y perfecto, antes de desvanecerse como las hojas lo hacen en el otoño. Un ‘no’ silencioso se formo en mis labios, y una última mirada lo dijo todo. En la quietud de esa tarde, se levanto y se fue caminado, sin mirar atrás.


Nunca volví a enamorarme. Nunca volví a saber de él. Y, aunque en el fondo de mi corazón supe que me había engañado durante toda nuestra relación, no me atrevía a pensar que solo había representado un juego para él, cuando él había sido todo para mí. Y fue así como esa frase se escapo de mis labios, con una última respiración: ‘Te odio

thisloveisours

Mensajes : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/06/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.