{Web Novelas}
¡Hola!

Te gusta escribir, leer, etc sobre tus artistas o deseas mostrar una creación sin ellos y compartir con nosotras esa experiencia.
ÚNETE A WEB NOVELAS Y SI YA ESTAS CON NOSOTROS...¿QUE ESPERAS?, AYA ABAJO ESTAN LAS OPCIONES, SOLO ES CUESTION DE UN CLICK DE TU PARTE.

¡Advertencia!

NO puedes ver un tema del foro antes de un registro. Si te unes no debes olvidar que debes estar activ@.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» "Inesperado"
Vie Mar 13, 2015 11:55 am por Sofi_Belieber

» ♥ ♪♫ Somos normales..​...o eso es lo que parece ♥ ♪♫ (niall horan y tu)
Lun Feb 23, 2015 8:20 am por Sam_Payne1D5H

» Maybe it's too late
Mar Feb 03, 2015 7:13 pm por ZoeBett

» Capitulo 4
Dom Feb 01, 2015 12:03 am por ZoeBett

» PROTOCOLO.
Lun Dic 29, 2014 5:12 am por Joana Sabbagh

» New girl on the road
Lun Dic 29, 2014 5:11 am por Joana Sabbagh

» Hola, chica Nueva por aqui
Jue Dic 18, 2014 11:42 am por ZoeBett

» ¡Mucho gusto a todos/as las/os miembros del foro!
Lun Oct 06, 2014 10:16 pm por Jiyuu99

» Hola soy nueva
Vie Ago 22, 2014 10:03 pm por Shelley.

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Vie Ago 08, 2014 12:32 am.

Las vueltas de la vida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las vueltas de la vida

Mensaje  lachicadeallado el Sáb Mayo 17, 2014 6:44 pm

Antes que nada me gustaría aclarar que esta es la primera vez que me animo a publicar alguna de mis creaciones, por ello quería pedir disculpas de antemano por todos los errores que aparezcan aquí reflejados. Además de agradecer a las personas por molestarse en leerme, me gustaría que me hiciesen comentarios para así poder mejorar día a día.
Muchas gracias y espero que les guste.

CAPITULO I
Camino por el aeropuerto seguida de mis dos maletas rosas llenas hasta rebosar. Aun no me creo que después de cinco años por fin este pisando mi preciosa tierra, este tiempo lejos de casa me ha ayudado mucho, pero ha llegado el momento de dejar de huir de mis problemas.
Buff, que cansancio. Doce horas de viaje y aun tengo que conseguir un taxi que me acerque a casa y todo eso antes de…oh mierda! Solo me queda algo menos de hora y media para que lleguen todos a casa y yo aun aquí.
Pensaran que estoy loca, lo sé. Pero creo que merece la pena pasar por todo esto para ver sus caras de sorpresa. Nadie me espera hasta dentro de 2 meses, creen que por fin me he decidido a venir de visita, pero no es cierto. Si vuelvo es para quedarme, en mi casa, en mi cama y entre mi gente. Y sino que se lo digan a las 20 cajas que deberían estar en camino y a las 2 maletas repletas hasta los topes.
Creo que voy a tener que empezar a creer a mi hermano cuando me llama “pija y repipi”. No puede ser normal que en todo este tiempo haya juntado una maleta enorme de ropa y calzado que en su momento denominé necesario hasta que me llegasen las otras 6 cajas. Y todo a pesar de que me deshice de muchas cosas.
Por fin he conseguido liberar mi bolso de esa maleta enorme, rebusco mis gafas de sol hasta encontrarlas  y dejo mi melena ondulada suelta. No quiero que nadie me reconozca antes de tiempo, a pesar de que tras cinco años he cambiado bastante no quiero correr riesgos.
Me encamino con paso decidido junto los taxis, pero mala suerte la mía que no consigo encontrar ninguno disponible hasta que al otro lado de la calle consigo ver uno. Me encamino decidida a que no me lo robe nadie y torpe de mi… me meto justo delante de un BMW negro con cristales tintados, que frena justo a tiempo de no arrollarme, pero yo trastabillo y me caigo de culo. Joder, si que soy torpe!
Tanto la puerta del conductor como la trasera de abren y de ella salen dos hombres que no distingo bien, aunque creo que ambos son jóvenes, y veo que se acercan corriendo a mi para ayudarme. Pero yo ya estoy de pie. Oigo como uno de ellos se disculpa y el otro me pregunta sobre si me he hecho daño pero yo estoy muy ocupada recuperándome de mi caquicardia como para hacerles caso.
Respira, sabes que tienes que respirar lentamente. Bien. Paso uno completado, ahora tienes que fijar tu atención en esos hombres, disculparte y salir por patas antes que este día acabe en un hospital.
Cuando consigo tranquilizarme, me fijo en mis interlocutores que deben de pensar o bien que me he dado un golpe en la cabeza y me he vuelto tonta, o que ya lo era de antes pero…es que frente a mi se encuentra un adonis, y además un adonis que yo conozco. No se de que ni porque, pero yo a el lo he visto antes.
-Lo siento mucho. Entre las prisas y el cansancio no me he fijado en el coche. En serio que lo siento.-Ruego para que me disculpen
- No se disculpe, la culpa ha sido mia por no frenar a tiempo, estaba algo distraído.- me responde el chico vestido totalmente con traje negro, creo que era el conductor.
-Bueno, ya esta bien de disculpas, aquí lo importante es que no te haya pasado nada. ¿En serio te encuentras bien? ¿te duele algo?¿necesitas algo?- nos interrumpe mi adonis y sus ojos congelados me recorren como si buscasen algo.
-No gracias, no necesito nada. Muchas gracias por la preocupación y disculpad otra vez. Pero es que realmente tengo que irme urgentemente-respondo mientras lo miro con curiosidad
-si necesitas ir a algún lugar Marcos te llevará sin problema- responde el chico con cara conocida
- No gracias, cogeré un taxi como tenia planeado_ digo mientras me acacho a coger las cosas que tenía desperdigadas por el suelo, ambos me ayudan y me las entregan
Me acerco al taxi mas próximo, pero aun siento sus ojos en mi espalda. Creo que la he pifiado, pero da igual, esto es un lugar grande la posibilidad de que me vuelva a encontrar con el es casi nula. Ahora solo tengo que preocuparme por llegar a casa a tiempo.


CAPITULO II
Esos ojos verdes… tengo que sacarme esas ideas de la cabeza, es imposible que fuese ella. Esta a mas de cinco mil kilómetros de distancia…
Dentro de un par de semanas hará 5 años que se despidió de mi con esos preciosos ojos tristes  inundados en lagrimas, pero claramente se podía distinguir cierto brillo de esperanza. Y ahora, tras todo este tiempo su padre me dice que tiene pensado volver y yo empiezo a verla por todas partes. No comprendo que me pasa con ella si cuando se fue era solo una adolescente problemática, la hija alocada del socio de mi padre, mi socio.
Tomo de la mesilla de noche las gafas de sol que la chica que ha despertado mis viejos recuerdos dejó tiradas sobre el suelo de asfalto. Aun no tengo muy claro porque me he molestado en recogerlas, pero no puedo contener una sonrisa cuando pienso en lo agitada que estaba  mientras nos rogaba disculpas.
Buff. Ya basta de pensar en fantasmas del pasado y en chicas monas. Soy una persona ocupada y con responsabilidades que atender como para perder mi preciado tiempo en ello. Aun tengo que llamar a la pequeña ratoncita a desearle buenas noches antes de preparar mi próxima reunión.
Tan pronto como el teléfono suena una voz infantil me saluda efusivamente.
- Alee! Por fin has llamado, estaba esperando para que me contaras un cuento.
- ¿Pero cómo te lo tengo que decir? mi nombre es Alexander o Alex no “Alee”- respondo enfadado, esta niña nunca va a aprender a respetar a sus mayores.
- Jo , siempre me dices lo mismo yo solo quería un cuento, pero siempre me estas riñendo- replica mientras supongo que está haciendo un puchero
- Ya solucionaremos este tema cuando regrese. A ver, cuéntame qué tal te lo estas pasando con Marta- cambio de tema antes de volver a la misma discusión.
- Pues como siempre. Es una aburrida, quise cocinar y se me cayó el tarro de harina al suelo…- responde con tono de buena
- Pero ni cuando estoy fuera por trabajo te comportas? Pequeño diablillo!- creo que voy a tener que subir el sueldo a la pobre Marta antes de que me deje tirado.
- Yo soy buena y lo sabes!!y por eso quería preguntarte si mañana me dejas quedarme a dormir casa de Marisa,  Lucy me ha invitado. Porfa porfaaa!!
- Esta bien, pero de todas formas cuando regrese tu y yo tenemos que hablar muy seriamente sobre tu comportamiento. Y ahora a dormir que es tarde.
- Gracias gracias. Te quiero. Un beso de buenas noches.
- Un beso
Ay dios! no sé que hacer con esta niña !!!6 años de puro nerviosismo. A veces me sorprendo pensando en mi padre con cierto enfado por habernos dejado. Ahora sé lo que el sintió en su día cuando mi madre se murió dejándonos a los 3 solos. Y ahora… solo quedamos nosotros dos, solo espero que si nos están viendo en algún lugar que estén orgullosos de lo que ven.
El golpe de unos nudillos golpeando mi puerta me sacan de mis ensoñaciones. Miro los documentos que se encuentran desperdigados sobre la cama, debería volver a revisarlos antes de medianoche. Pero otro golpe con los nudillos disipan las dudas y me apresuro a abrir.
Frente a mí se encuentra mi secretaria. No, cuando se suelta el pelo y sube su falda dos dedos mas, deja de ser una secretaria y pasa a ser la razón de mis desvelos en buena compañía. Deberían arrestarla por tener ese cuerpazo.


CAPITULO III
Umm. Buenos días mundo… hacía años que no abría los ojos y me sentía así de relajada. Estoy bajo este techo una vez más.Aunque si cierro los ojos creo que aun puedo sentir como mi piel se perla de sudor y mi respiración se vuelve agitada en un intento desesperado de que esa maldita pesadilla recurrente me abandone. Pero todo eso ya no volverá.
Estoy sumida en mis viejos recuerdos cuando la puerta se abre y se me abalanza mi pequeño clon. Esa enana me adora, aunque estoy segura de que lo hace porque yo soy  más alocada e infantil que ella.
- Señorita, ¿seria usted tan amable de no clavarme su codo en las costillas?- le digo mientras empiezo a hacerle cosquillas.
- Noo, no quiero no quiero! Hace mucho que no te achuchaba asique ahora tengo que aprovechar.- dice mientras se retuerce entre carcajadas
- Lucy cielo, que no hace tanto estuviste 2 semanas conmigo en New York- digo mientras pongo una fingida cara de enfado.
- Pero eres mi prima favorita del mundo mundial y por eso siempre quiero estar contigo-replica con su mejor cara de buena, es que tiene un cuento…
- Si , si. Tu solo quieres que te de tus otros regalitos, pero ya te dije que hasta que Maya viniese no te los doy. Así que ahora vámonos a desayunar que me muero de hambre-digo mientras me pongo en pie y busco algo que calzarme
- Desayunar? Pero si son las 16:30 de la tarde- responde con una sonrisa burlona
- No se ria de mi señorita o le ira muy pero que muy mal-digo mientras gesticulo como si le hiciese cosquillas- pues vamos a asaltar la nevera que yo estoy famélica.
Llegamos a la cocina y me siento en sobre la encimera mientras mordisqueo una manzana. Oh si, esto es vida! Pero una voz a mi espalda me reprende. Mi San y sus regaños…ya estas oficialmente en casa querida!
- Tu y tus viejas costumbres. Tanto tiempo lejos y sigues como cuando tenias 14 años- me dice mientras me regala una sonrisa maternal.
- Si, mi generala! Mantendré una correcta postura- me pongo tiesa y hago un saludo militar.
- Y pónteme a comer algo decente ahora mismo que ayer casi no probaste bocado- me vuelve a reprender con su habitual tono
- Sabes que aunque ayer te lo haya dicho como un millón de veces te quiero mucho y te he extrañado más aun ¿no? – y ahí están las lagrimas insistiendo en salir.
- Lo se, cariño, y yo a ti también- responde claramente emocionada. Somos las dos igual de ñoñas-y ahora a comer.
Yo como mientras ellas hablan, sinceramente me da igual el tema de conversación y la comida. Estoy feliz. Esto es lo que siempre quise tener y ahora parece que lo he conseguido. Pero el ruido del timbre vuelve a sacarme de mis reflexiones. Estoy muy reflexiva últimamente y eso no me gusta.
En la puerta de la cocina aparece una preciosa niña de cabello rubio oscuro y ojos azulados que me miran desconcertados, pero finalmente parece que me reconoce.
- Hola, tu eres la prima de Lucy verdad?- me dice con mucho desparpajo, esta niña sabia que no me iba a decepcionar. Yo asiento – Pues que sepas que me han hablado mucho de ti. Y quiero ser tu amiga para que juguemos como con ella- que rica que me la como!es un sol!
- Pues por mi encantada si a mi me encanta jugar y nos llevaremos muy bien. Porque cuando os enseñe la sorpresa que os tengo a las dos me adorareis. Venga id arriba y justo fuera de una de las maletas hay tres bolsas rojas iguales, bajadlas. Pero como me hagáis trampas y lo miréis antes de tiempo me lo vuelvo a llevar. Entendido?
- Siii- responden las dos a unisono mientras se van corriendo de la mano. Que monas cuando quieren.
- Pobrecilla. Tan pequeña y huérfana- comento con San.
- Si, pero por lo menos tiene a su hermano que y a todos nosotros. Para el también ha sido muy duro-me responde con una sentida cara de pena.
Y ya están aquí las niñas, pues si que son rapidas las pequeñajas. Venga empieza la diversión.
- A ver Maya este que tiene una M grandota es para ti, y la de Lucy tiene una L. A ver se os gustan- les digo mientras ellas se apuran a abrir las bolsas emocionadas
- Pero si son iguales. Oh gracias son preciosos-gritan mientras se ponen los vestidos azul marino con unos pequeños topitos blancos por delante de su ropa- y tienen unos pendientes y unas pulseras iguales.
- ¿os gustan? Así podeis ir iguales a la fiesta del próximo sábado- se ven tan emocionadas con sus vestidos
- Y en esa otra bolsa que hay?- pregunta Maya curiosa
- Pues no sé, miradlo vosotras mismas- Les entrego la bolsa mientras le guiño un ojo a San que nos mira sonriente.
- Es para ti? Las tres iguales de chicas mayores ??- se miran emocionadas
- Si realmente os gustase tanto ya me habríais…- se tiran sobre mi y me dan un gran abrazo, un día de estos me matan.
- Sabía que molabas, me gustas- me susurra Maya en la oreja
- Y tu a mi. Te pareces mucho a tu madre lo sabes?- esa pobre mujer también era así de efusiva y cariñosa.
- Tu la conociste? Me hablaras de ella? por favor. Mi hermano no quiere hacerlo- como resistirme a esa carita
- Pues claro guapa


CAPITULO IV
Maya esta preciosa con ese vestido nuevo, lleva desde mi llegada emocionada porque llegue este día y poder ponerlo. Esta niña es un pequeño diablillo con el que quizás a veces me pase de estricto, pero no puedo negarle nada . La vida ya se ha encargado de negarle lo mas importante.
Son las 7 de la tarde y yo debería ir a entregar los originales de los contratos en la empresa, solo hace un par de horas que aterrizamos y aun no me ha dado tiempo ni a deshacer la maleta. Pero a las 9 empieza la cena de inauguración del nuevo restaurante de un gran amigo, además todos estarán allí.
Dejo instrucciones sobre quien debe llevar a Maya a la fiesta, cojo mi maletín y me llevo mi coche. El restaurante y la oficina quedan en puntos opuestos de la ciudad y de esta forma puedo ir directamente y sin tiempo que perder. Cuanto antes llegue y cumpla con el tiempo de rigor, antes podré descansar que buena falta me hace. Estoy muerto de cansancio.
El semáforo ya esta en verde y todos los peatones han cruzado, es mi momento de arrancar y volver a meterme en el incesante batiburrillo de coches. Pero nada mas levantar el pie del freno una chica se lanza sobre mi pobre coche. Pero que le pasa? A caso esta ciega? Estaba en verde muy claramente!
Me mira con cara de susto. Oh dios, otra vez esa cara de susto. Pero es que nadie le ha enseñado a mirar antes de cruzar? Salgo del coche, se que me reconoce, lo veo en la vergüenza y la curiosidad de sus ojos, pero esta muy ocupada buscando a alguien entre la multitud de la cual ella acaba de salir disparada.
- Estas bien? Pero se puede saber de donde has salido? Niña pero tu tienes por costumbre tirarte delante de los coches o solo te pasa con el mio?- hoy me encuentro algo malhumorado como para jueguecitos
- Eh …- y vuelve a centrar mi atención en mi y los conductores que estoicamente esperan están empezando a dar bocinazos desesperados- lo siento en serio que si. Te puedo pedir un favor?me puedes dejar a 2 manzanas de aquí ¿, te juro que no te lo pediría si no fuese importante- la miro con curiosidad, realmente se ve angustiada y como no…acepto
- Venga sube antes de que nos mate alguien-arrancamos el coche rápidamente hasta que de la muchedumbre vuelve a salir un chico lanzado pero que esta vez no se tira sobre la calzada y ella lo mira aterrorizada; busca a alguien, la busca a ella.
- Gracias, muchas gracias. No te pediría esto si no fuese importante. Que vergüenza, es la segunda vez que me meto delante de tu coche. En serio que…- la corto, se ve muy seria y podría apostar sin mucho miedo a perder , que a apunto de llorar.
- No pasa nada mujer, deja ya de disculparte. Pero si estabas enamorada de mi no hace falta que arriesgues así tu vida, je je- ein??acabo de hacer un chascarrillo? Yo?. No puede ser- cuando quieras tomamos un café
- Lo siento, a pesar de ser asi de irresistible yo no tomo café con personas que se lo creen de si mismos. Yo ya me quedo aquí. Muchas gracias y esta si que espero sea nuestro ultimo encuentro.
Dicho esto se baja en medio del atasco del coche y me giña uno de esos espectaculares y expresivos ojos verdes. Ese vestido azul que lleva puesto… es igualito que tenía hoy puesto Maya.
- Bonito vestido, me recuerda a mi hermana. Hasta muy pronto señorita.
Se fue y yo ya estoy justo en frente de la oficina, solo tengo tiempo justo de entregar los contratos e irme, y es precisamente lo que hago de forma automática. Ya he perdido mucho tiempo esta tarde.
Tras casi 1 hora de conducción hasta mi destino final de la noche, por fin me encuentro en la fiesta privada que ha organizado Pablo para inaugurar su nueva adquisición, y como me temía aquí están todos: la mayor parte de nuestros amigos con los que solíamos salir de fiesta, algunos viejos conocidos del instituto… es decir que esta noche tendría una buena sesión de increparme por abandonar mi antigua vida de “playboy” por esta nueva de “cascarrabias”. Si, da gusto tener amigos!
Maya ya esta allí cuando llego, la veo correr de un lado para otro agarrada de la mano de Lucy, la sobrina del socio de mi padre o de mi socio, aun no tengo muy claro como referirme a el, son grandes amigas y están seguido tramando sus diabluras. Por su bien espero que se comporten esta noche, o prometo enviarla a un internado en las antípodas.
Estoy hablando con “la panda” que me insisten en que esta noche me vaya de juerga con ellos. Se creen que las cosas no han cambiado o algo, no los entiendo. Yo no soy el aburrido, son ellos los irresponsables.
En ese momento las niñas chillan y corren a abrazarse a… ella otra vez!! Las tres están vestidas iguales, y las niñas se miran encantadas, parece complacerlas compartir vestido con una adulta. Pero señalan con cara de envidia sus altos tacones.
Me acerco a ellas, por fin vamos a aclarar las cosas esa deslenguada y yo. La que se tira sobre mi coche es ella, no veo justa sus comentarios de antes, yo solo lo consideraba una broma.
- Pero tu estas maquillada, estas mas guapa, no es justo- dice lucy
- Entonces yo lo soluciono, venid aquí diablillas. Un poco de brillo para ti Lucy y otro poco para ti Maya
- A mi hermano no creo que le guste que me pinte
- Yo creo lo mismo- respondo con mi mejor cara seria. Oh si ,tiembla “niñita”
- ¿Alexander? – responde con cara de sorpresa mirándome
- ¿Alicia? – respondo con una medio sonrisa burlona.

CAPITULO V

Alexander?! Lo que me faltaba para acabar bien el día. El adonis perfecto con el que llevo metiendo la pata desde que aterrice es el, creo que esto me va a causar mas de un dolor de cabeza.
- Te dije que nos volveríamos a ver antes o después. Aunque no esperaba que fuese antes de acabar en día- me suelta con esa sonrisa llena de cinismo, se la borraría de cara de un plumazo si en mi mano estuviese.
- Mucho mal tengo que haber hecho al karma para que me haga esto…- susurro bajo pero lo justo para que el me escuche
- El karma visto lo visto lo manejas tú a tu antojo. Pero ¿se puede saber por qué te dedicas a hacer pequeños clones tuyos?- dice señalando a las niñas que nos miran con cara de no entender nada-. Y tu y tu prima haced lo que queráis, pero a mi hermana no le pones maquillaje.
- Alee!, te recordaba menos aburrido. Se puede saber que te han hecho en mi ausencia? Es solo un maldito vestido, que por cierto no tiene un corte muy diferente al que tenía puesto el otro día, y solo era un poco de brillo de labios. Es un juego y a las niñas les gusta- pongo los ojos en blanco
- Ahora lo entiendo todo, lo UNICO que te diferencia de las ellas es ese maquillaje y esos… zancos. Porque tu actitud se quedó en los eternos 6 años-parecemos dos críos tirándose pullas- que por cierto te recordaba mas alta, los “petit suisse” se los comía todos el gato, ¿no?.
Lo mato, juro que lo mato. Cabrón insensible. Te borraría esa sonrisa de satisfación de la cara. Piensa que el no sabe nada, tranquilízate. Las cosas han cambiado y ahora controlas tus impulsos no ellos a ti. Inspiro y expiro.
Mi cara se ha debido desencajar porque todos me miran con curiosidad. Añadamos más personas a la lista que me considera rara. Mando a las niñas a por un helado o lo que sea eso que tiene la chica de enfrente en la mano.
- Eres un maldito gilipollas. No hables de lo que no sabes- le siseo a medio palmo de su cara.
No le doy tiempo a reaccionar y me largo, necesito alejarme de todo esto. Hoy ha sido un día muy largo en el que desde primera hora de la mañana se ha cumplido la ley de Murpphy. Desde mi llegada todo me estaba saliendo muy bien. El mundo no es perfecto!!!
Esto es una fiesta, y yo me lo voy a pasar bien. Estoy viendo a viejos conocidos y algún que otro amigo que al reconocerme, o al escuchar el cuchicheo que ya había corrido por la sala, se acercaba a mi para saludar o más bien a cotillear. Seamos sinceros por una vez.
Siento unos ojos clavados en mi nuca y me esta sacando de mis casillas. Odio sentirme observada y hoy soy la comidilla de todos. Si hubiese aparecido en un platillo volante del brazo de un extraterrestre verde con tentáculos en lugar de brazos no hubiese sido mucho peor.
Alerta de moscardones a las tres! Me grita mi radar interno. Todo un grupillo de don juanes treintañeros intentan trazar un plan para acorralar a su próximas presas, es decir yo y la pobre Alba. Es hora de empezar a divertirse chicas. Nos miramos mutuamente y sonreímos. Oh si nena. Hoy va por los viejos tiempos.
- Ali ven a ayudarnos. Lucas no nos deja en el suelo- grita la pobre Maya mientras se rie
Lo que nos faltaba, usando a las niñas, que básicos pueden llegar a ser los hombres cuando su sangre deja de concentrarse en su cerebro para dirigirse a la zona baja de su cuerpo.
Nos acercamos y cada una rescata a una niña de los brazos de uno de esos grandullones.
- Nos habéis vendido y ahora no se si podremos perdonaros ¿verdad Alba?- digo con cara de pena, cuando las niñas se abalanzan sobre nosotras y nos llenan de besos, nosotras nos reimos- Venga liantas a jugar.
- Vosotras también podeis venir a “jugar” con nosotros- Dice uno de los chicos que parece un portero de discoteca, da hasta algo de respeto hasta que abre esa boca…
- Vamos chicos, cuando sepáis “jugar” tal vez perdamos nuestro valioso tiempo con vosotros- responde Alba con tono de burla
- A jugar os enseñamos nosotros, no sois lo mejor que podemos encontrar por aquí, pero si es necesario hacer un esfuerzo se hace- responde el pijo del grupo.
- Vamos chicos dejad de meteros con las pobres niñas. No conocía esta faceta de asaltacunas vuestra- aparece el indeseable de Alexander otra vez, está en todas joer..
Cuando voy a responder siento como se pega alguien a mi espalda. Pero!!!hoy mato a alguien. Estoy a punto de mandar un bofetón cuando siento como una voz varonil empieza a tararearme una canción en el oído. Oh!! Nuestra canción! Pero si estaba en Italia!!pero ahora me da igual y me abandono al sonido de su voz ,me giro y empezamos a bailar, mientras cantamos como solo nosotros sabemos hacerlo.
Creo que estamos dando un espectáculo y la gente nos mira raro por estar bailando en medio de un bar sin música. Pero así somos nosotros!! Cuando ya creemos suficiente me abalanzo sobre el y me cuelgo de su cuello.
- Estas aquí ¡!!, has venido!!
- Como me iva a perder verte y el pobre Lucas no me lo perdonaría jamás.
- Ya hemos perdido a una…- escucho por detrás.
- Pues ya veis nosotras ya tenemos con quien “jugar” y ten por seguro que en cantidad y sin descuidar la calidad, pero cuando queráis os damos una clases.
- Eso lo discutimos hoy al ritmo de algo de música. ¿os apuntais?
- Por mi perfecto, tengo ganas de fiesta loca- respondo animada
Todos aceptan encantados. Todos menos ese amargado de Alex, no puede ni permitirse el lujo de salir de fiesta una vez al año. Creo que no le esta haciendo ninguna gracia esta situación y el espectáculo de antes tampoco parecía de su agrado.
Odia la espontaneidad, compadezco a la pobre Maya.


lachicadeallado

Mensajes : 1
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.